El retail o comercio minorista es una de las industrias que ha experimentado grandes cambios en los últimos años debido al auge del e-commerce y la llegada de nuevas tecnologías.

Aunque en un principio el sector retail vió afectada la relación del comprador con las tiendas físicas, lo cierto es que en el último tiempo el canal tradicional (la tienda física) ha ido recuperando su influencia gracias a las ventajas que le ofrecen al consumidor y que se traducen en la entrega de una mejor experiencia de compra en vivo y en directo.

Cabe destacar que estas tecnologías están ayudando tanto a mejorar la experiencia de compra tanto física como online.
En ese sentido, surgen diez tendencias que ya han comenzado a implementarse y que cambiarán el retail de aquí a unos años.

1.- La compra física se convertirá en una “Experiencia”
Las salas de ventas están convirtiéndose en un lugar para algo más que solo la oportunidad de adquirir un producto, convirtiéndose en espacios donde el cliente tome las decisiones de compra basados en experiencias.
Sephora en España, implementó el “Beauty Mirror”, un espejo con Inteligencia Artificial que analiza en tiempo real al consumidor y le recomienda los productos que más le convienen, evitando las decepciones posteriores por escoger algo que no que se acomoda a lo que realmente necesita. Gracias a esto, la tienda puede conectar de mejor manera con los consumidores, ofreciendo una experiencia de compra excepcional, lo que facilita la fidelización.

2.- Uso de Tecnologías Inmersivas
La realidad aumentada (RA) y la realidad virtual (RV) ha transformado la industria del retail. Mientras la Realidad Aumentada permite superponer elementos virtuales en su entorno físico, la Realidad Virtual ayuda al comprador a “vivir” una experiencia gracias a un visor, lo que permite que el usuario pueda probar un producto como si estuviera en la tienda, sin necesidad de acudir a ella.
Por ejemplo, IKEA ya tiene una aplicación de RA que permite al usuario colocar el mueble en su propia vivienda y comprobar cómo queda.

3.- Conciencia medioambiental
La preocupación por el medio ambiente ha generado un cambio en la mentalidad de los compradores, quienes son más conscientes de las repercusiones que tienen sus hábitos de consumo en el planeta.
Según el informe de Kantar llamado “Who cares, who does? Consumer response to plastic waste”, el 43% de los encuestados quiere menos envoltorios plásticos para la comida fresca, mientras que a un 39% le gustaría que no se usara este material para envolver frutas y verduras, lo que implica una serie de desafíos para la industria de alimentos, con el fin de sustituir el plástico por un embalaje más amigable con la Tierra, como las bolsas de papel para la fruta o las de rafia reutilizables que ya se proporcionan en la mayoría de los supermercados.

4.- Inmediatez en la entrega
Uno de los puntos débiles tradicionales de la compra online son los tiempos de entrega. Los compradores compran y quieren el producto inmediatamente. Para ello, las empresas de logística han cambiado sus estructuras ante el nuevo paradigma, logrando unos tiempos de entrega que hace tan sólo unos pocos años eran impensables. Entregas en el mismo día o incluso en horas son actualmente el objetivo, acercando cada vez más la compra online a la compra física.
Por ejemplo, Amazon implementó el servicio Prime Air, donde utiliza drones para entregar los pedidos en 30 minutos o menos.

5.- Aparición de mini centros de distribución.
Esa necesidad de inmediatez generará la aparición de mini centros de distribución robotizados para aumentar la capilaridad de los establecimientos, logrando disminuir los tiempos de entrega.
Por ejemplo, Albertsons, una cadena de supermercados norteamericana, se asoció con TakeOff Technologies, una startup de robótica para desarrollar “centros de micro fulfillment” a nivel nacional.

6.- Implementación de tecnologías de información que ayuden en tiempo real al comprador.
Uno de los grandes desafíos que enfrenta el retail es lograr la convergencia entre lo online y lo físico. Según estudios de Think with Google, un 20% de las compras online conlleva procesos de búsqueda offline, mientras que un tercio de las compras en tiendas físicas es precedido por consultas en internet.
Por eso mismo, se hace necesario contar con plataformas que muestren la disponibilidad del inventario en tiempo real, además de datos de movimiento y visibilidad entre el vendedor y el usuario durante su viaje de compra, ayudan a marcar la diferencia.
Actualmente ya disponemos de información de la situación del rider y del tiempo estimado de entrega en plataformas como Glovo.

7.- Uso de las redes sociales como canal.
La gran popularidad de las redes sociales despertó el interés del comercio electrónico, generando una fusión entre ambos. Por ejemplo, el 41% de las marcas en internet utilizan las publicaciones e historias de Instagram que redirigen a la tienda online. Sin embargo, este año la red social anunció que está implementando las compras directas en la aplicación, con un piloto en Estados Unidos con marcas como H&M, Adidas, Kylie Cosmetics y Nike, entre otras.

8.- Importancia del uso de imágenes y búsqueda visual.
Encontrar el producto a través de una fotografía ya es una realidad en el comercio online y rápidamente ha captado las preferencias de los consumidores. Según algunos estudios, el 62% de las nuevas generaciones sienten predilección por la búsqueda visual.
A raíz de esto, la consultora Gartner predice que las compañías que adopten esta tecnología antes del 2021 tendrán un incremento del 30% de sus ventas. De hecho, Forever 21 y Nike son dos de los casos de éxito, con un aumento entre el 20% y el 50% de la conversión.

9.- Utilización práctica del Big Data en la venta.
Desde hace tiempo los algoritmos que captan datos de utilidad para la tienda, como el flujo de clientes a ciertas horas o determinadas fechas en el mes, permiten establecer tendencias, lo que mejora la eficiencia de la gestión de instalaciones, stocks y recursos humanos en el vendedor.
Se espera que en el futuro cercano, estos análisis podrían realizarse en tiempo real, pudiendo predecir el comportamiento del comprador a lo largo de toda la experiencia de compra en los distintos canales.

10.- Uso de Robots.
Los avances en inteligencia artificial ya han hecho realidad la existencia de robots en el retail. Por ejemplo, la empresa Caper desarrolló un carrito inteligente que ayuda al cliente en el proceso de compra en el supermercado, indicándole que productos están en oferta, mostrando un mapa con las góndolas y permitiendo el pago directo en el carro.
Esta innovación, además de mejorar la experiencia, también ayuda a alcanzar los objetivos de ventas. De hecho, los supermercados que usan los carritos inteligentes de Caper han conseguido que los clientes incrementen en un 18% la compra por cada visita a la tienda.

Como conclusión cabría destacar que ante una situación de crisis como ha generado el COVID, una apuesta abierta por la tecnología y la innovación aparecen como tablas de salvación para conocer el comportamiento cambiante del comprador y adelantarse a sus necesidades.