Analistas de GlobalData proyectan un calendario prudente para la adopción generalizada de vehículos totalmente autónomos, indicando que es probable que tales avances tecnológicos se produzcan al menos dentro de dos décadas. Su exhaustivo informe 2023 sobre vehículos autónomos hace hincapié en una progresión gradual hacia el nivel 4 de autonomía, que permite una gran automatización sin intervención humana, pero que aún no alcanza el objetivo final del nivel 5: vehículos que funcionen de forma independiente sin volantes ni pedales.

El informe subraya que, si bien es posible que veamos avances en los vehículos de Nivel 4 para 2035, éstos no se compararán con la sofisticación necesaria para la autonomía de Nivel 5. Uno de los impedimentos críticos para el crecimiento de la industria ha sido la complejidad y el coste asociados a la comercialización de la tecnología autónoma. El entusiasmo inicial durante el periodo 2015-2020 se ha atemperado a medida que la industria reconoce el amplio abanico de retos que tiene por delante.

La incorporación de sistemas autónomos a los vehículos implica componentes costosos como sensores y procesadores informáticos, lo que supone un reto importante para la integración en los automóviles de consumo, sobre todo teniendo en cuenta la sensibilidad al precio de este segmento del mercado.

Además, la transición del Nivel 2, que sigue requiriendo la atención del conductor, al Nivel 3, en el que los conductores pueden desviar la vista de la carretera, representa un cambio significativo no sólo en la tecnología, sino también en la confianza y la percepción del público. Pasar al Nivel 4 elevará aún más el listón, ya que estos vehículos funcionarán sin ninguna intervención humana, un concepto que aún parece lejano en comparación con las capacidades actuales.

El análisis de GlobalData sugiere un enfoque prudente, con una visión realista de un plazo de casi 20 años antes de que los vehículos verdaderamente autónomos de Nivel 5 sean comercialmente viables y empiecen a integrarse en el mercado.