La aparición de ordenadores optimizados para IA está llamada a desempeñar un papel crucial en el crecimiento de la industria tecnológica.

Tras un periodo de caída de las ventas, marcado por siete trimestres consecutivos de reducción de la demanda debido a la inflación y a la cautela en el gasto tecnológico de las empresas, el mercado de PC muestra signos de reactivación. Los analistas prevén un repunte significativo de las ventas de PC, impulsado por la mejora del entorno económico y la temporada navideña, con proyecciones para 2024 que indican un aumento potencial del 8% en los envíos, hasta alcanzar los 267 millones de unidades.

Este crecimiento previsto no se debe únicamente a la sustitución de dispositivos Windows 10 obsoletos, sino que también depende del desarrollo de nuevos modelos de PC con IA por parte de los fabricantes. Se espera que la influencia de la IA en la industria del PC sea sustancial, y los principales actores del sector, incluidos los fabricantes de equipos originales, los fabricantes de procesadores y los proveedores de sistemas operativos, se centrarán en lanzar modelos con capacidad de IA en 2024.

Canalys, una de las principales empresas de análisis, prevé que para 2027 un 60% de los PC estarán preparados para la IA, lo que marcará una fase transformadora para la industria del PC, tanto en hardware como en software.

En la actualidad, hay ejemplos de hardware basado en IA en productos como Hexagon Tensor Accelerator de Qualcomm, Neural Engine de Apple, Movidius VPU de Intel y XDNA de AMD. Canalys también observa una tendencia hacia una escala de clasificación más matizada para los PC, que hace hincapié en las especificaciones relacionadas con la unidad de procesamiento neuronal, como el número de tera operaciones por segundo (TOPS), y otros requisitos en memoria y almacenamiento.

Los ordenadores capacitados para la IA son sistemas informáticos especializados o mejorados diseñados para manejar eficientemente tareas de inteligencia artificial (IA), que normalmente implican el procesamiento y análisis de grandes volúmenes de datos, el aprendizaje a partir de patrones de datos y la toma de decisiones o predicciones basadas en esos datos. Estas capacidades van más allá de la informática tradicional y se centran en tareas que requieren elementos de comprensión, razonamiento y aprendizaje similares a los humanos.

Características clave de los ordenadores con capacidad de IA:

  • Alta potencia de cálculo: Las aplicaciones de IA, especialmente las que implican aprendizaje automático y aprendizaje profundo, requieren importantes recursos de computación. Los equipos preparados para la IA suelen contar con potentes CPU y, lo que es más importante, GPU o procesadores especializados en IA como las TPU (unidades de procesamiento tensorial). Estos componentes son expertos en manejar las necesidades de procesamiento paralelo de los algoritmos de IA.
  •  Gran memoria y almacenamiento rápido: Para procesar y aprender de grandes conjuntos de datos, estos ordenadores cuentan con una memoria (RAM) considerable y soluciones de almacenamiento rápidas y de gran capacidad. Esta configuración reduce los cuellos de botella de los datos, permitiendo un acceso y un procesamiento más rápidos de la información.
  • Software y algoritmos optimizados: Ejecutan software y algoritmos especializados en IA diseñados para procesar tareas como el reconocimiento de patrones, el procesamiento del lenguaje natural y el análisis predictivo. Este software está optimizado para aprovechar al máximo las capacidades del hardware.
  • Escalabilidad y flexibilidad: Muchas tareas de IA requieren recursos escalables que puedan ajustarse a las demandas de diferentes cargas de trabajo. Los ordenadores con capacidad de IA suelen incluir componentes modulares o basados en la nube que pueden ampliarse o reducirse según sea necesario. Capacidades de red: La transferencia eficiente de datos es crucial, especialmente en sistemas de IA distribuidos en los que las tareas se procesan en varias máquinas o en entornos de nube. El hardware y el software de red avanzados garantizan una transmisión de datos rápida y segura.
  • Eficiencia energética: Dadas las elevadas demandas de energía del procesamiento de IA, estos ordenadores suelen incorporar diseños de eficiencia energética para gestionar el consumo de energía, la disipación de calor y el impacto medioambiental general. Aplicaciones: Centros de datos y computación en nube: Utilizados en operaciones a gran escala para procesar grandes cantidades de datos, ejecutar algoritmos complejos y proporcionar servicios de IA a través de la nube.
  • Investigación y mundo académico: Para simulaciones complejas, análisis de datos y experimentación en diversos campos como la física, la biología y las ciencias sociales. Sanidad: En imágenes médicas, diagnósticos y medicina personalizada para analizar datos de pacientes y ayudar en la toma de decisiones. Automoción y robótica: Para procesar la gran cantidad de información sensorial que necesitan los vehículos autónomos y los sistemas robóticos sofisticados.
  • Finanzas: Se utiliza en el comercio algorítmico, la evaluación de riesgos y la detección de fraudes mediante el reconocimiento de patrones y el análisis predictivo.