En la era digital actual, los datos representan una ventaja competitiva clave para las empresas, permitiendo la toma de decisiones informadas. Sin embargo, esta ventaja solo se materializa si los datos se gestionan de manera efectiva. En un entorno complejo como el actual, caracterizado por diversas regulaciones y normativas, desde la GDPR hasta la reciente legislación sobre inteligencia artificial de la Unión Europea, surge un desafío adicional para las organizaciones en España.

Enfrentadas a problemas relacionados con la escalabilidad y el cumplimiento normativo, las empresas están recurriendo a herramientas específicas para la gestión de sus datos. Sin embargo, estas soluciones no están exentas de generar costos y complejidades adicionales.

La ‘Tasa de Integración’ en la Gestión de Datos: ¿Qué Significa Realmente?

Cada empresa genera datos de manera constante, provenientes de una variedad de fuentes que incluyen sensores IoT, infraestructura en la nube, dispositivos móviles y sitios web. Estos datos se almacenan en múltiples entornos, tanto en la nube como en local. De hecho, según un estudio reciente, dos de cada tres organizaciones en España están adoptando estrategias híbridas, y dentro de este grupo, un 70% opta por un modelo multi-nube.

Esta complejidad creciente dificulta la extracción de información valiosa de los datos y su gestión a lo largo de su ciclo de vida completo, desde la creación y almacenamiento hasta el análisis y la generación de valor para el negocio.

Para aprovechar al máximo el potencial de los datos, muchas empresas han creado ecosistemas complejos que albergan múltiples soluciones específicas para cada etapa del ciclo de vida de los datos. Aunque estas soluciones pueden abordar casos de uso y procesos específicos, también agregan costos ocultos asociados con el esfuerzo necesario para integrarlas.

Según nuestro estudio, casi todos los responsables de la toma de decisiones de TI en España ven como un desafío importante la integración de estas soluciones específicas para la gestión del ciclo de vida de los datos. Esta integración no solo implica costos técnicos, sino también la necesidad de formación especializada para los usuarios finales, ya que cada aplicación requiere habilidades distintas. Esto puede impactar significativamente en el retorno de inversión a mediano y largo plazo, representando efectivamente un ‘impuesto a la integración de datos’.

En la actualidad, más del 78% de los encuestados españoles creen que la integración de estas aplicaciones ha aumentado significativamente el costo total de propiedad. Como resultado, las empresas españolas están destinando hasta un 30% de su presupuesto de TI a la gestión del ciclo de vida de los datos.

La Solución: Unificar para Simplificar

Para abordar estos desafíos, las organizaciones deben avanzar hacia la unificación de sus datos, consolidando múltiples aplicaciones específicas en una plataforma integrada por defecto. Esta unificación puede ayudar a reducir los costos ocultos asociados con la gestión de múltiples soluciones específicas.

Este cambio tecnológico debe ir acompañado de un cambio cultural. Las organizaciones deben trabajar hacia una estrategia de datos centralizada que satisfaga las necesidades de todos los equipos y usuarios finales, estableciendo una gobernanza sólida y centralizada. Esto reducirá el tiempo y esfuerzo requeridos para transformar los datos, al tiempo que mejorará su consistencia y calidad.

Con este enfoque, las empresas pueden comprender mejor sus datos y ponerlos a disposición de manera segura para su análisis y explotación. Además, garantizarán el cumplimiento de las regulaciones pertinentes, respaldado por una arquitectura de datos moderna y robusta.